lunes, 14 de octubre de 2019

La lectura de hoy: Lo que callan los muertos, de Ana Lena Rivera

"El crimen perfecto no es aquel en el que no se descubre al asesino sino el que nunca se sabe que es un crimen"

Siempre es bueno encontrar, en la novelística policial contemporánea, a aquellos autores y obras que, de alguna forma, nos permiten descansar de la moda imperante en los últimos años que nos muestran historias densas y protagonistas oscuros, según el modelo nórdico, y nos brindan a cambio, tramas más simples y en un clima más ameno, como en las viejas novelas de misterio, a la antigua usanza, que tanto disfrutamos. 
Por eso ha sido un placer leer esta muy buena novela que nos presenta Ana Lena Rivera.
Ambientada en Oviedo, España, y narrada en primera persona, con un tono ligero y coloquial, plagado de humor, tiene como protagonista a Gracia San Sebastián, una joven mujer que, tras la muerte de su pequeño hijo, decide cambiar de estilo de vida y volver, junto a su esposo, a su tierra natal, y que, mientras investiga un posible fraude a la Seguridad Social, comienza a interesarse en el suicidio, aparentemente sin motivo, de una vecina y amiga de su madre. 
Pero la trama no se limita a la mera resolución de los misterios, - en este sentido, responde al modelo tradicional de este tipo de relatos - , sino que, nos adentra también en los aspectos de la vida cotidiana  de gente que se nos aparece como gente común, la protagonista, su familia y  sus amistades, que la ayudan en sus investigaciones. Así, mientras vamos conociendo sus pensamientos y puntos de vista, sus actitudes ante la vida y sus sentimientos, vemos desfilar entre las calles de Oviedo y las comidas típicas asturianas, a una serie de entrañables personajes, - magníficamente caracterizados-, de esos que nos dejan con las ganas de que sigan apareciendo en otras novelas, por ejemplo, la madre a la que la protagonista define como "mezcla de Phileas Fogg y señora de provincias anticuada", o un comisario que critica el rol que le dan a los comisarios en las novelas policiales, por citar dos ejemplos.
No faltan, además, alusiones literarias y a alguna película famosa, y reflexiones sobre las distintas costumbres o  los cambios que se producen entre las distintas épocas, o una mirada piadosa sobre la vida de la gente mayor.
En síntesis, una muy buena opción de lectura, que desde ya, recomendamos, con la esperanza de volver a encontrarnos con Gracia y los suyos, y sus historias, en un futuro no muy lejano.

sábado, 5 de octubre de 2019

La lectura de hoy: Réquiem para un corazón de cristal, de David Lindsey

"Incluso en medio del espanto, sentía que la dominaba el instinto de un animal acosado. Se agazapó mentalmente, los ojos y los oídos se le agudizaron frente a la amenaza, sopesó las posibilidades y trató de determinar si tendría más alternativas usando las garras o recurriendo a la astucia." 

Interesante y entretenido thriller éste que nos ofrece David Lindsey. Si bien de alguna forma resulta predecible en su trama, en ciertos personajes que manifiestan estereotipos, y en su desenlace, se trata de una novela plena de acción, que nos hace pasear por distintos lugares del mundo mientras asistimos , entre ingeniosos asesinatos, a una lucha por el poder en el mundo de la mafia, con sus jefes despiadados, sus lugartenientes y sus matones arquetípicos;  y, al mismo tiempo, a los esfuerzos, por parte de un grupo de agentes internacionales para darles caza y poner fin a su operación criminal. Lucha en la qué los distintos personajes van moviéndose según sus propios criterios y en defensa de sus propios intereses.
Las protagonistas son dos mujeres, Irina, una asesina profesional, y Cate, una agente encubierta del FBI, cuyas historias se van narrando en forma alternada. En estas historias, que, naturalmente van confluyendo hasta entrelazarse, vemos a dos personajes tratados con profundidad psicológica, que, con sus pensamientos, sentimientos, y acciones, van conduciendo los sucesos a lo largo de la novela, dándole a ésta una mayor fuerza dramática, que traspasa al relato meramente criminal, agregándole un plus de calidad a una obra cuya lectura, desde ya, recomendamos.



"Si no hubiera nada después, por lo menos los últimos pensamientos habrían surgido en medio de los sonidos y las imágenes y los olores de una ciudad hermosa. Cualquiera podía darse cuenta de que esa ciudad era hermosa, los ricos, los pobres, los saludables, los moribundos. París era un buen lugar para morir."










domingo, 29 de septiembre de 2019

La lectura de hoy: La casa infernal, de Richard Matheson



"Gritó cuando su cuerpo sufrió una violenta sacudida. Se le cayó el anillo de las manos y oyó que rebotaba sobre la moqueta, muy abajo. Tenía la impresión de encontrarse herida, perdida en una inmensa caverna. No podía percibir las paredes ni el techo; mirara donde mirara, sólo veía oscuridad. Intentó abrir los ojos, pero no pudo. La oscuridad le invadía la mente, borrando su conciencia. El poder, pensó. Querido Dios, el poder.
Empezó a deslizarse por un foso gigantesco, descendiendo hacia una oscuridad mucho más negra de lo que creía posible. Intentó detenerse, pero no pudo. La sensación era física: su cuerpo se deslizaba por unas paredes que eran lo bastante adherentes como para impedir que cayera, pero no lo bastante como para detener su inexorable descenso hacia las tinieblas. La oscuridad que le esperaba tenía carácter, personalidad. Es él, pensó. Está esperándome. Oh, Dios. ¡Está esperándome!"

Si de novelas fantásticas y de terror se trata, la referencia a Richard Matheson (1926 -2013) se nos hace ineludible. 
Prolífico autor, es conocido , además, por muchas de sus historias que fueron llevadas al cine y a la televisión.
En el caso que hoy nos ocupa, encontramos una muy entretenida novela de terror, de fácil lectura, aunque predecible, que aborda varios de los tópicos comunes al género.
Ya desde el mismo título se nos indica uno de los temas más conocidos, el de la "casa encantada", una antigua mansión, de esas rodeadas de fétidos pantanos y densas nieblas, ventanas tapiadas, antiguos muebles, y demás ingredientes que crean la atmósfera perfecta para un relato de terror. Se trata de la mansión Belasco, donde, en la década de 1920 , su dueño, Emeric Belasco perpetraba, junto a sus invitados, toda serie de depravaciones y crímenes, hasta que, en 1929 se encontraron muchos cadáveres entre los que no se halló a Belasco, y donde, desde entonces, distintos grupos de personas que estuvieron en la casa habían terminado casi todos muertos o enloquecidos.
Allí se adentran, en 1970, impulsados por una millonaria recompensa, un físico y experto en fenómenos paranormales, el Dr Barrett, junto a su esposa, y otras dos personas: Una joven medium,  Florence Tanner, y Ben Fisher, el único superviviente del último grupo que intentó desentrañar el misterio en la mansión.
Como era de esperar, comienzan a manifestarse todo tipo de fenómenos a los que, quienes conocemos el género, ya estamos acostumbrados: poltergeist  y objetos que se mueven, pesadillas y situaciones de ensueño que se hacen reales, posesiones, espíritus que aparecen, escenas de violencia, actos lujuriosos, hechos sangrientos y de riesgo mortal.
Lo interesante es que los mismos protagonistas tratan de explicar los sucesos; el racional Barrett hablando de "energías" que, en tanto fenómenos físicos, pueden ser controladas, y la emotiva Tanner, aludiendo a la presencia de espíritus, que pueden ser tanto inofensivos como peligrosos o malvados.
Naturalmente, los lectores, especialmente los más experimentados, podemos intuir de qué va la cosa, y, - en esto no hay mayores sorpresas - , cómo terminará la historia.
Llevada al cine en 1973, como The Legend of Hell House, con dirección de John Hough, y guión del propio Matheson, encontramos en ella una versión más edulcorada y simplificada de la novela, aunque respetando la trama esencial.
En síntesis, una obra que brinda muchos de los elementos clásicos de las historias de terror, de esos que siempre nos permiten disfrutar con su lectura, especialmente, - ¿por qué no?  - en una noche de tormenta, y que, desde ya, recomendamos.









domingo, 22 de septiembre de 2019

La lectura de hoy: Muerte entre bastidores y otros cuentos macabros, de Bram Stoker


"Creo que me desperté de golpe, con esa extraña sensación que a veces tenemos al salir del sueño, como si alguien hubiera estado hablando junto a nosotros en la habitación y el eco de su voz permaneciera todavía en ella. Todo estaba en silencio y el fuego ya se había apagado. Miré por la ventana que estaba justo frente a los pies de mi cama. Fuera vi una luz que, poco a poco, se fue haciendo cada vez más brillante, hasta que la habitación quedó iluminada como si fuera de día. La ventana parecía un cuadro enmarcado por la cornisa que estaba entre los pies de la cama y las columnas macizas envueltas en cortinajes que la sostenían."

Sin lugar a dudas, se identifica a Bram Stoker como al autor de Drácula. Pero, además de esa novela ya clásica, Stoker ha escrito otras novelas y cuentos - muchos de ellos en revistas -, que han pasado casi desapercibidos para el público en general, casi ocultos bajo la sombra del gran Conde. Si bien algunos han sido compilados en forma póstuma, el volumen que aquí presentamos reúne alguno de ellos que, por distintos factores, han permanecido casi inéditos por mucho tiempo. 
Se trata de Muerte entre bastidores, que narra un crimen en el ámbito circense, Las almas gemelas, que, aunque narrada en tono ligero e irónico, nos cuenta una terrible, cruda y violenta historia que tiene como protagonistas a unos niños; Una maldición gitana, un entretenido relato que, como el nombre lo indica, se refiere a una joven pareja a quienes una gitana les predice el futuro; La cadena del destino, una novela corta al estilo gótico, con una vieja mansión, antiguas maldiciones y elementos sobrenaturales que aparecen en forma de pesadilla; El regreso de Abel Behema, en la que dos hombres se disputan el amor de una mujer, y El hombre de Shorrox, un relato cargado de humor negro sobre una posadera y su difunto esposo.
Como toda compilación, es heterogénea, pero en todas se destaca la habilidad del autor como narrador de historias, y su magnífica ambientación y descripción de sensaciones y paisajes.
Como importante complemento, además, se nos ofrece, por parte de los editores, una introducción que nos permite adentrarnos más en la vida y obra de este gran autor.
Vale la pena, entonces, incursionar en la lectura de estos cuentos macabros, que, - estoy seguro -, todos disfrutarán.

"Yo me sentía más atemorizado que nunca; nada hace aumentar más nuestros miedos que el ver que también atemorizan a los demás."


sábado, 21 de septiembre de 2019

La lectura de hoy: El silencio de la ciudad blanca de Eva García Saenz de Urturi

"Un policía nunca espera cerrar un caso siendo la última víctima del asesino en serie que tiene aterrorizada a la ciudad, pero la vida tiene formas muy creativas de jugártela."



Debo confesar que cuando me aproximo a los best - sellers, lo hago con cuidado; por un lado no me gusta caer en la masividad... (debo de ser uno de los pocos mortales que aún no ha visto Games Of Thrones ), por otro lado, tengo cierto temor a que mi lectura no alcance las expectativas creadas. 
Afortunadamente, ésto último no pasó con esta muy buena novela, justamente merecedora de tantos elogios por parte de la crítica y el público en general.
Se trata de un relato intenso, atrapante, de fácil y rápida lectura. 
Ambientada en Vitoria, en el País Vasco Español, la novela nos permite , - además de seguir un interesante caso policial -, ir conociendo parte de la historia, las costumbres y la cultura de dicha ciudad y de su pueblo.
Cuando un famoso asesino está a punto de cumplir su condena, por una serie de asesinatos rituales cometidos veinte años atrás, se producen nuevos crímenes, cometidos con su mismo modus operandi, que generan pánico en la población, y que vinculan inexorablemente ambos grupos de crímenes. ¿Se tratará del mismo culpable?
Al mejor estilo de la narrativa hard boiled, está narrada en primera persona por "Kraken", un policía poco apegado a las reglas que, como ya es habitual en el policial contemporáneo, carga - al igual que otros miembros de su equipo - con traumas personales, y que, como dato poco corriente, aclara desde el inicio que él fue la última victima del criminal.
Paralelo al relato principal, hay una historia, narrada en tercera persona por un relator omnisciente, ambientada en 1970, que permite ir conociendo el móvil de los crímenes. 
Con notable descripción de ambientes y lugares, interesantes personajes secundarios, - muy bien caracterizados -, y algún guiño a viejas leyendas y costumbres ancestrales, encontramos, en conjunto, y más allá de lo policial, una muy buena y recomendable opción de lectura.




























domingo, 15 de septiembre de 2019

Del libro a la pantalla: The ABC Murders, de Agatha Christie



"-¿Qué quieres, Mon amí? Me miras con la devoción de un perro y me pides un veredicto a lo Sherlock Holmes. Te diré, con sinceridad, que no tengo ni idea del aspecto del asesino, ni de donde vive, ni de como ponerle las manos encima"


"-¿Ésa es la idea que tú tienes de un crimen ideal? -preguntó Poirot.
-¿No te parece bien? Pues es el modelo que presentan el noventa por ciento de las novelas policíacas. ¿Qué pedirías tú?
Poirot entornó los ojos y se recostó en el sillón. Con voz pausada empezó:
-Encargaría un crimen bien sencillo. Un crimen sin complicaciones; lo que se podría llamar un crimen íntimo.
-¿Y qué entiendes tú por íntimo?
-Supongamos que cuatro personas están jugando al bridge Una quinta persona, que no conoce las reglas del juego, se habrá arrellenado en un sillón junto al fuego. Uno de los cuatro jugadores le habrá asesinado aprovechando el momento en que no le tocaba jugar. ¡He aquí el crimen perfecto. ¿Cuál de los cuatro jugadores es el asesino?
-La verdad -refunfuñé-, no veo la menor emoción en ese crimen.
Poirot me dirigió una mirada de reproche.
-No ves ninguna emoción porque no intervienen viejas dagas, ni chantaje, ni esmeraldas robadas a algún ídolo chino, ni misteriosos venenos. Amigo Hastings, eres un ser melodramático. Lo que a ti te gusta no es un crimen, sino una serie de crímenes.
-Reconozco que tienes algo de razón en eso -contesté-.
El segundo asesinato es siempre el más emocionante del libro. Si el crimen se comete en el primer capítulo y durante el resto de la novela no hay nada más que el trabajo de seguir la pista, es una
cosa muy aburrida por su monotonía."

Un 15 de Septiembre de 1890 nacía Agatha Christie, y vamos a homenajearla con la reseña de la que fue mi primera lectura de su larga y conocida obra.
The ABC murders, o El misterio de la guía de ferrocarriles, fue publicada en 1936. Su argumento es simple: Hercule Poirot recibe cartas firmadas por un tal A.B.C. donde le va anunciando, uno por uno, una serie de asesinatos , en distintos poblados según un orden alfabético.
Producidos los primeros asesinatos, todo hace suponer que se trata de un asesino serial, y un gran despliegue policial actúa junto al detective en la investigación. Paralelamente, se nos narra lo que ocurre con uno de los protagonistas, un vendedor ambulante.
El relato alterna, entonces, los capítulos en primera persona narrados por el Cap Hastings, - el conocido amigo y colaborador de Poirot -, con otros narrados en tercera persona que hacen referencia a Cust, el otro personaje ya mencionado. 
La novela es entretenida, presenta un argumento sólido y coherente, de acuerdo al estilo clásico de la ficción detectivesca, y al estilo de la autora, con la típica reunión final donde el detective belga reune a los sospechosos, y desenmascara al culpable..No faltan elementos de humor, especialmente en la consabida interacción entre Poirot y Hastings, que contrapesa el elemento dramático vinculado a las muertes. También hay guiños al género detectivesco, a la obra de la propias autora, y al estilo del mismo protagonista, -y aquí Poirot habla de cuál sería su caso preferido- . Resulta, así, una muy entretenida obra, escrita en el mejor momento creativo de la autora, y como tantas otras, altamente recomendable para quienes quieran iniciarse en la lectura de Christie y en el género.
Permítaseme agregar aquí, para completar el análisis, una referencia a las versiones en la pantalla de esta novela.
Las obras de esta gran escritora han tenido, desde el inicio, una excelente relación con la escena: varias obras de teatro, - algunas de ellas, en su momento representadas simultáneamente - , las conocidas series para televisión de Poirot protagonizadas por David Suchet, Miss Marple - con protagonistas como Joan Hicson, June Whitfield, Geraldine McEwan y Julia McKenzie - , Partners in crime, The Agatha Christie Hour, o la francesa Les petits meurtres d'Agatha Christie; fueron llevadas al cine muchas de sus novelas, de la mano de grandes directores de la tallas de Rene Clair, Billy Wilder, Sidney Lumet, entre otros. 
En términos generales, casi todas ellas destacan por respetar el sentido dado por la autora a las novelas y a sus personajes más emblemáticos. Pero, en el caso que hoy nos ocupa, esto no ocurre. 
Además del episodio protagonizado por Suchet, que, por lo general, como en el conjunto de la serie, respeta el espíritu de la obra y del personaje, fue llevada a la pantalla en otras dos oportunidades:
En 1965 Frank Tashlin dirigió The alphabet murders, con dos  grandes actores como protagonistas: Tony Randall como Poirot y Robert Morley como Hastings, - y Anita Ekberg como femme fatale -. Se trata de una versión muy libre de la novela, en tono de comedia, una sátira que, presenta al belga como un intrépido agente al mejor estilo James Bond, y a Morley como el policía encargado de seguirle los pasos, mientras desentraña los extraños crímenes.
En los últimos meses se estrenó, The ABC murders,  - en formato de miniserie, con tres capítulos -, una promocionada versión, con John Malkovich como Hercule Poirot. Pero aquí tampoco se respeta al modelo literario. Si bien está muy bien construida en lo visual y en su desarrollo dramático, se nos presenta a un Poirot muy avejentado, y con una personalidad que en nada condice con la que lo caracterizó a lo largo de toda su vida en la ficción, aún en el que fuera su último caso; atormentado por un pasado traumático y un presente dramático, donde la policia lo desprecia y maltrata, y la gente lo insulta, en una Inglaterra casi fascista. Entiendo que la guionista y productora Sarah Phelps quiera introducir elementos de dramatismo más a tono con las actuales tendencias que predominan en la ficción detectivesca - detectives atormentados, por ejemplo -, pero, se altera demasiado el espíritu no solo de esta novela sino de toda la obra de la autora. Supongo que, a quien no conoce a la autora o al personaje, esta versión le gustará, pero, este Poirot tan alejado de su esencia, a mi no me gusta; por lo que, a diferencia de muchas otras adaptaciones al cine o a la televisión, esperemos que en el futuro, esta gran novela tenga mejor suerte. ¿Qué opinan?


jueves, 12 de septiembre de 2019

La lectura de hoy: La niña del bosque, de Brian McGilloway



"Algo se movía entre los árboles, no le cabía la menor duda. Hacía ya un rato que lo había entrevisto, por el rabillo del ojo, serpenteando entre los troncos negros que resaltaban verticales sobre el fondo nevado. Al principio, sumido en el efecto hipnótico que producía la incesante caída de copos de nieve a través del parabrisas, no le había prestado atención."

Mientras la policía busca a una adolescente que ha sido secuestrada , aparece, en medio de un bosque y durante una fuerte tormenta de nieve, una niña en estado de shock y con manchas de sangre en su cuerpo y en su ropa.
Así se inicia este interesante thriller, pleno de acción, ambientado en una pequeña ciudad fronteriza de Irlanda del Norte.
La protagonista es Lucy Black, una joven detective, impulsiva, inexperta, y propensa a sensibilizarse ante los problemas sociales y, especialmente ante las víctimas, que, sin embargo logra resolver un caso dificil , plagado de hechos de sangre, en el que además entran en juego antiguos crímenes, las heridas no cerradas de los conflictos que dividieron a la sociedad irlandesa,y la compleja relación que mantiene la joven detective con sus padres: él un antiguo policía retirado que padece demencia senil y élla, la jefa de policía.
Con una buena caracterización de los personajes, y del trasfondo social, - no exento de dramatismo -, y una narración ágil y llevadera, La niña del bosque, constituye una muy buena y entretenida opción de lectura.



Destacados

La lectura de hoy: Lo que callan los muertos, de Ana Lena Rivera

"El crimen perfecto no es aquel en el que no se descubre al asesino sino el que nunca se sabe que es un crimen" Siempre es bu...

Páginas que sigo

Etiquetas