Follow by Email

sábado, 10 de noviembre de 2018

La lectura de hoy: Un cadáver en el jardín, de María Lang

"Ya no cabía la posibilidad de cerrar los ojos ante la evidencia y confiar en que las excavaciones de momias egipcias, algo menos conservadas, hubieran llevado a papá a tener visiones en una preciosa mañana de agosto en un idílico pueblecito de Suecia.
Realmente había un cadáver en nuestro jardín, y los pájaros daban inquietos saltitos alrededor de él, al tiempo que parecían extrañarse de la prolongada inmovilidad de un ser humano."


Después de haber leído La muerte te espera, le llegó el turno a la otra novela de María Lang que, por ahora, está editada en español: Un cadáver en el jardín
Se trata de una muy buena y entretenida novela, que, debo decirlo, me gustó mucho más que la antedicha.
Escrita en tono ligero, y con algunos toques de humor, la historia transcurre en un pequeño pueblo, de esos que nos gustan tanto, donde todos se conocen, con personajes pintorescos, y donde, tras la apariencia, se esconden amoríos ilícitos y secretos familiares.
En este marco, la aparición de un cadáver altera la vida de todos y da paso a una serie de situaciones que incluyen a distintas personas que confiesan haber sido responsables de la muerte, - como en una de esas  comedias de enredos, aunque con un trasfondo dramático - , y a una gata que alcanza el rol protagónico.
Escrita en 1951, la narración está a cargo de Puck, a la que conocimos en "La muerte....", que es posterior; quien, con su flamante esposo, su padre - un eminente arqueólogo, y el comisario Christer Wijk, - que actúa en forma extraoficial -, logran resolver el caso.
Con alusiones literarias y muchos guiños, - se menciona al Poirot de Christie, Lord Peter ( personaje creado por Dorothy Sayers), y al inspector French de F.W.Crofts, Un cadáver en el jardín nos remite a lo mejor del género, y nos brinda, una vez más, la posibilidad de pasar un muy buen momento recorriendo sus páginas.
Por último, expresamos el deseo de que se publiquen en español más novelas de esta interesante autora.

"Fue entonces, en aquel saloncito acogedor, junto a las dos mujeres rubias y pálidas, cuando por fin comprendí lo que en realidad había ocurrido. No se trataba de una muerte normal, de la clase que suscita dolor y nostalgia entre los familiares y compasión entre los extraños. Estábamos ante un asesinato. Un asesinato inesperado e inexplicable que traería consigo una investigación policial, la revelación de lo que suele considerarse que corresponde a la esfera privada de la gente, desconfianza, sospechas...."

sábado, 3 de noviembre de 2018

La lectura de hoy: La muerte te espera, de María Lang

"Yo misma había querido quedarme sola aquí arriba, pero ya no recordaba la razón por la que lo había deseado. El aire, cálido y polvoriento, resultaba agobiante, y a pesar de la luz de las dos bombillas sucias, la mayor parte del desván estaba envuelto en una profunda oscuridad. Cualquiera podía esconderse allí dentro, entre los rollos de cuerda y las grotescas calandrias.
Cualquiera..."


Debo reconocer que a veces me abruma cierta tendencia, en la narrativa policial contemporánea, a crear esos thrillers densos, con protagonistas traumatizados e historias personales dramáticas. Por eso, cada tanto busco leer aquellos típicos Whodunit , de la llamada "Edad Dorada", donde sólo nos encontramos con un problema a resolver: un crimen, y, por supuesto, encontrar al culpable.
Así, dí con esta novela, y su autora, María Lang, una prolífica escritora sueca, que vivió entre 1914 y 1991, y que publicó más de 40 novelas de misterio. 
Por lo que pude averiguar en su biografía, se la llamó la Agatha Christie sueca, y no está mal este símil, ya que esta novela se parece bastante, en su desarrollo, a las escritas por la autora inglesa.
La novela es entretenida y de fácil lectura, y el tópico es común a muchas otras novelas: la trama gira en torno al asesinato de una bella soprano, principal figura en la representación de Cosi Fan Tutte, de Mozart, en un histórico y antiguo teatro. 
Así vamos conociendo a los distintos personajes, -bastante estereotipados- , los demás actores - cantantes, el director musical, el director del teatro; y, especialmente, sus interacciones, -celos profesionales, y relaciones amor -odio entrecruzadas-.
La protagonista y narradora es una joven mujer que, si bien no pertenece al grupo teatral, comienza a relacionarse y a interactuar con ellos, y, descubierto el crimen, pasa  a colaborar con la policía en su resolución.
La investigación, y por lo tanto, la sucesión de capítulos, se va dando en dos lineas, por un lado la rutina policial, con sus interrogatorios , - como corresponde, todos tienen algo que ocultar - , y revisión de coartadas, y por otro, los intentos de Puck , - la protagonista - ,  por desentrañar la personalidad de la víctima, al entender que ahí está la clave del misterio.
Naturalmente, al final de la novela, ámbas lineas confluyen y se descubre quién cometió el crimen, por qué , y cómo lo hizo.
En síntesis, una típica y simple novela de misterio, que no nos da sorpresas, pero que nos resulta cómodamente familiar y que nos permite pasar un rato muy entretenidos.




jueves, 25 de octubre de 2018

La lectura de hoy: Crisis, de Robin Cook

"Craig era consciente de que aquella experiencia lo había afectado en lo más hondo, le había arrebatado la seguridad en sí mismo, el sentido de la justicia, la autoestima e incluso su pasión por la medicina. Ahí sentado, paseando la mirada entre los miembros del jurado, se preguntó si, a despecho del desenlace del juicio, volvería a ser capaz alguna vez de ser el médico que había sido."


Hay dos subgéneros, dentro de la narrativa policial o de suspenso que tienen vida propia y mucha popularidad. El del aspecto legal, que gira en torno a un juicio, y el del ámbito médico, donde el eje está puesto en aspectos vinculados a dicha actividad.
En Crisis, Robin Cook vincula ámbos de forma magistral.
Un médico forense de New York debe acudir a Boston, donde su cuñado, un reconocido clínico, está siendo juzgado por actuar negligentemente al tratar a una paciente, causándole la muerte.
Asistimos así, a las vicisitudes del juicio con sus típicos personajes: los abogados, el juez, los testigos y miembros del jurado, y los clásicos alegatos e interrogatorios. No hay sorpresas aquí, siempre entretiene este tipo de relato.
Por otro lado nos adentramos en las prácticas médicas, los tratamientos, la descripción de patologías, y la realización de autopsias, con abundancia de términos científicos y cuestiones específicas, que, por momentos, resultan abrumadores para quienes no conocemos mucho del tema.
No falta, además, una gran caracterización de los personajes, y algunos toques de acción, sabiamente dosificados, que dan, en su conjunto un relato atrapante, y altamente disfrutable, donde el suspenso se mantiene hasta el final, incluso en torno a aspectos no criminales, y aunque la resolución del caso puede resultar  de alguna forma predecible, como ocurre en este típo de novelas, Crisis es en definitiva, una excelente opción de lectura, que recomendamos.











sábado, 20 de octubre de 2018

La lectura de hoy: Acertar con la pregunta, de Michael Z. Lewin

"No escuché el final de su preocupación. Ya había cerrado la puerta de calle, y al mismo tiempo, ella había dejado de hablar. Al dirigirme a mi auto, oí el eco de una carcajada, pero puede haber sido sólo mi imaginación."



Entre las numerosas novelas que nos propone la colección El Séptimo Círculo, encontré ésta, de Michael Z. Lewin.
Narrada en primera persona, la historia comienza cuando una adinerada adolescente acude a Albert Samson, - un detective privado -  para averiguar quién es su verdadero padre.
Con más dudas que certezas, el detective, - y protagonista - , comienza así una investigación que lo remonta 16 años atrás. Un testamento, una herencia, un posible caso de adulterio, unas supuestas series de estafas, una posible sustitución de identidad, son las variables que maneja, hasta que, tal como dice el título, formulando la pregunta correcta, - y descubrimiento de un crimen mediante - , encuentra las respuestas que lo llevan a resolver el caso.
Si bien se deja leer, nos encontramos con una obra que por momentos se nos vuelve lenta y sin emoción casi hasta el final. 
Otro aspecto que podemos criticar es el abuso de un lenguaje cínico y con abundantes respuestas sarcásticas por parte del narrador, al mejor estilo chandleriano, pero, lo que en Phillip Marlowe era genialidad, aquí nos resulta, ya, tedioso.




sábado, 13 de octubre de 2018

La lectura de hoy: El ladrón que no quería robar, de Lawrence Block

"-Tiene que haber una relación - le dijo Carolyn - . Usted es quien colecciona novelas de misterio, ¿no? Es una pena que no se tome la molestia de leerlas. Si lo hiciera, sabría que siempre que se cometen dos delitos en la misma historia, están relacionados. Es posible que la relación no se sepa hasta el último capítulo, pero está ahí, en todo momento."



El ladrón que no quería robar es una muy buena y entretenida novela de Lawrence Block.
Narrada en primera persona, en tono ligero, con mucho humor, y diálogos brillantes, tiene como protagonista a Bernie Rhodenbarr, dueño de una librería y , a la vez, un habil ladrón experto en cerraduras y cajas fuertes.
Con muchas alusiones a la literatura  y al género policial, - el autor dedica la novela a Sue Grafton, a cuya obra se refiere muchas veces , - nos encontramos con una historia de coleccionistas, ladrones y estafadores; simpáticos personajes, y, naturalmente, un cadaver. 
Excelente opción para acompañarnos en un viaje o para descansar luego de un largo día de trabajo, nos brinda, además, para quienes solemos recorrer las librerías de usados, - este libro lo compré en una de ellas - , la grata sensación de encontrarnos como en casa.





sábado, 6 de octubre de 2018

La lectura de hoy: El ojo de Eva, de Karim Fossum


"Sejer tenía un rostro hermético. Era imposible adivinar lo que pensaba. Le hacía aparecer algo hosco, aunque en realidad sólo era reservado, y tras su severa expresión se escondía un espírtitu afable. Pero no derramaba cálidas sonrisas, las usaba sólo como preámbulo, cuando quería acceder a la gente, y los elogios los tenía reservados para unos pocos"



Entre la numerosa y muy buena producción de lo que se da en llamar el policial nórdico, nos encontramos con la noruega Karin Fossum.
Hacía tiempo que había oído hablar sobre esta autora y su obra, pero, hasta ahora nunca había tenido la oportunidad de leerla, y, para hacerlo, decidí comenzar con su primera publicación dentro del género, donde nos presenta al detective protagonista de sus novelas, el inspector Konrad Sejer. Uno de esos detectives sagaces que tanto nos gustan, de esos que llevan una vida apacible, que cumplen con su deber, y que también se preocupan por la gente.
Ambientada en una pequeña ciudad, - no se nos da el nombre -, a mediados de los 90, El ojo de Eva es una interesante novela, de muy rápida y atrapante lectura, cuyo eje pasa por la investigación de dos asesinatos, en la que aparece una joven mujer, -Eva - , que lleva una vida tan gris como los cuadros que pinta. 
A diferencia de muchas otros relatos del género, aquí nos encontramos con una narración estructurada en dos partes. La primera mitad es una novela policial tradicional. La aparición de un cadaver, la investigación policial, la presentación de los protagonistas,  el resultado de las ionvestigaciones. La segunda mitad es una reconstrucción de los hechos narrada en retrospectiva, y con una muy buena caracterización psicológica,  desde el punto de vista de Eva,  una mujer sumida en la desesperanza y la pobreza, que, a partir de un encuentro casual, - y de malas decisiones- , aparece como testigo de un crimen.
Así sumamos, a lo meramente policial, un drama humano. Los dos elementos, entrelazados dan como resultado esta muy buena opción de lectura, y la idea de continuar leyendo los demás libros de esta autora.








sábado, 29 de septiembre de 2018

La lectura de hoy: El cirujano, de Tess Gerritsen

"Me gustaría estar ahí cuando llegue la policía, pero no soy idiota. Sé que estudiarán cada auto que pase a baja velocidad por la zona, cada rostro que mire fijamente entre los curiosos reunidos en la calle. Saben que mi deseo de volver es fuerte. Incluso ahora, sentado aquí en Starbuck´s mirando cómo el día se aclara tras la ventana, siento ese cuarto llamándome. Pero soy como Ulises, fuertemente atado al mástil de mi nave, atraído por el canto de las sirenas. No me estrellaré contra las rocas. No cometeré ese error.
En cambio, estoy aquí sentado y tomo mi café mientras afuera la ciudad de Boston despierta. Revuelvo tres cucharadas de azucar en mi taza; me gusta el café dulce. Me gusta que todo sea así. Que sea perfecto.
Una sirena aúlla en la distancia, llamándome. Me siento como Ulises forcejeando con las cuerdas, pero ellas son más fuertes. 
Hoy encontrarán su cuerpo.
Hoy sabrán que estamos de regreso."



Un asesino serial, tan sádico como astuto, tiene desorientada a la policía local, su modus operandi es similar al de otro asesino del pasado, ya muerto.
Ahora tiene una nueva presa, una eminente cirujana, sobreviviente de aquellos casos del pasado.
Con El cirujano nos encontramos con un típico caso del gato y el ratón. La novela es entretenida, atrapante, y, como ocurre en este tipo de relatos, bien construída, alternando la narración de la investigación policial y sobre los distintos protagonistas, con fragmentos, - redactados en primera persona-, que corresponden al propio asesino.
Otro dato a tener en cuenta, es que aparece en escena la detective Jane Rizzoli, protagonista de una serie de novelas que también han sido llevadas a la pantalla.
Como aspectos negativos podemos mencionar que hay personajes y situaciones estereotipadas, así como, - para mi gusto -, algún exceso al utilizar tecnicismos propios de la medicina, - la autora ha sido médica de profesión - .
De todas formas, se trata de una muy buena opción de lectura, especialmente para aquellos amantes de este tipo de subgénero, y para aquellos seguidores de la serie.

martes, 25 de septiembre de 2018

La lectura de hoy: Dame la mano, de Charlotte Link

"El día era gris y ventoso, más frío que los anteriores. El cielo estaba cubierto de nubarrones gruesos y cargados. El viento que azotaba los pantanales era gélido. Un par de ovejas corrían juntas por las colinas. No había rastro del dorado octubre que había reinado a principios de la semana anterior, pero tampoco se había instalado todavía la atmósfera neblinosa y lluviosa de noviembre. Ese día parecía especialmente anodino. Era un día gris, un día vacío.
Tal vez solo lo es para mí, pensó Leslie, quizá lo único que veo es mi propio vacío ahí fuera."


Una antigua granja, tan aislada como descuidada, en medio de un paisaje que puede ser tan idílico como opresivo y desolador, a orillas del Mar del Norte. Un grupo de personas que cargan sobre sus espaldas distintos problemas  que los superan y condicionan.
Ambiciones, frustraciones, decepciones, culpas, obsesiones, egoismos, miedos, traumas, esperanzas y desesperanzas, y sobre todo, una antigua tragedia  ,  y la persistente sensación de que todo, - aún pese a las buenas intenciones -  terminará mal, y, dos crimenes brutales, son los elementos constitutivos de este muy buen thriller psicológico que, magistralmente contado, nos presenta Charlotte Link.
Narrado mayoritariamente en tercera persona, y con un importante agregado en forma de relato retrospectivo hecho en primera persona por una de las víctimas; con la capacidad de generar tensión constante y con una excelente caracterización psicológica de los protagonistas, Dame la mano es, sin duda, una más que recomendable opción de lectura.

sábado, 22 de septiembre de 2018

La lectura de hoy: Cecile ha muerto, de Georges Simenon

"Por la mañana seguía lloviendo; una lluvia dulce, triste, resignada como una viudez. no se la veía caer, no se la sentía, pero echaba un manto de laca fría, poniendo sobre el Sena millares de pequeños redondeles vivientes"


"Maigret se maravillaba, aunque no podía menos que encogerse de hombros, cada vez que se encontraba ante la resignación de los humildes, de los enfermos, ante los miles de seres que viven como reclusos, sin horizontes, en uno de esos alveolos de la gran ciudad; sabía, por experiencia, que la bestia humana se acomoda no importa a qué nido, con tal que pueda llenarlo con su calor, con su olor, con sus gestos cotidianos"

Simenon nos tiene acostumbrados a que disfrutemos con la lectura de un relato policial que, además, es toda una muestra casi sociológica de la vida y costumbres de los hombres y mujeres comunes, con los que trata Maigret en sus investigaciones.
En este caso, se trata de la investigación de un doble crimen: el de una avara y miserable mujer, y  el de su joven sobrina, esta última en las propias dependencias de la comisaría.
Nos encontramos con un Maigret irritable e introspectivo, que sufre en su conciencia por no haber atendido a la joven asesinada cuando ésta acudió a él.
En el transcurso de la investigación vamos conociendo a los vecinos de las víctimas, habitantes de un vetusto edificio de los suburbios parisinos, a los jóvenes parientes de las víctimas, que viven una vida sumida en la miseria, a oscuros abogados, y a empresarios de dudosa moralidad.
No falta la casi humorística descripción del paso de un cortejo fúnebre.
Por último, debemos agregar una aguda reflexión del protagonista sobre los criminales y sobre cómo entiende la investigación criminal.
En definitiva, una muy buena novela, que, como tantas otras del autor, recomendamos.

"Pero , durante el desarrollo de la investigación, hemos vivido en el medio del acusado. Hemos estado en su casa. Conocemos su casa, sus costumbres, su familia y sus amigos... Yo he hecho esta mañana la distinción entre el criminal antes y el criminal después. Y lo que nosotros tratamos de conocer es el criminal antes...Cuando lo ponemos en las manos del magistrado, se acabó. Rompe, casi siempre definitivamente, con su vida de hombre. Es un criminal nada más y los magistrados lo tratan como tal..."

domingo, 16 de septiembre de 2018

La lectura de hoy: Inmortal, de Trinidad Giachino


Cuando comenzamos a leer esta más que interesante novela, se nos vino a la cabeza ese comienzo de The big sleep, donde Philip Marlowe se acerca a la casa del General Sternwood...Aquí también hay un detective y una casa, solo que ésta se transforma en una especie de casa Usher.
Y no es casual esta sensación, ya que la autora, intencionalmente, propone su obra como un homenaje a los relatos clásicos de detectives y al género de misterio y terror, como resultado de sus intereses: las novelas de Agatha Christie, el cine negro y el mundo de lo sobrenatural.
Así, nos encontramos con el protagonista: Richard Saussure, detective privado, que, como el héroe chandleriano, aparenta dureza y cinismo, y nos narra la historia en primera persona, con un lenguaje simple, no exento de ironías y humor.  
Sabemos de él que es solitario, que fué policía, que perdió a su esposa, y, para vengar su muerte cometió un crimen. Su paso por las filas policíacas le dejó viejas amistades y enemistades, y, sobre todo contactos  - de uno y otro lado de la ley - que le sirven de ayuda. 
En este caso que nos ocupa, Sausssure es convocado por un anciano de familia noble, quien desea contratarlo para que investigue por qué, pese a su más que avanzada edad y su notable deterioro físico, y pese a varios intentos para lograrlo, no puede morir.
Así, entramos en una atmósfera típica del terror gótico. Una antigua mansión señorial en medio de un páramo, un anciano y fiel mayordomo, viejos retratos familiares, y una antigua maldición, donde la vida y la muerte se entrecruzan.. no falta un bosque con sus deidades para resaltar el aspecto sobrenatural del relato.
En definitiva, una entretenida novela, - primera de una serie - cuya publicación, los amantes del género policial y del de terror, no podemos más que festejar.




"Estaba lloviznando,por lo que ajusté mi sombrero y el impermeable antes de tocar el timbre.El clima hacía juego con el paisaje.
Una planta trepadora entrelazaba sus ramas hacia arriba, cubriendo las paredes de  la mansión eduardiana casi hasta la cima. 
El invierno se había llevado a las hojas con él, y el color los siguió de cerca no mucho después. 
Todo lo que quedaba era una alfombra de ramas verticales que intentaba devorar la casa con un frío abrazo".

jueves, 13 de septiembre de 2018

La lectura de hoy: El profesor, de John Katzenbach

"La Número 4 se había inclinado hacia atrás después de escuchar el ruido de la puerta al cerrarse, dejándola otra vez sola en la habitación. Había tomado su osito de peluche par sostenerlo contra su pecho, acomodando al gastado juguete entre sus pequeños pechos, acariciándole la cabeza como si fuera un bebé, repitiendo todo el tiempo algo en silencio a ese objeto inanimado. Ninguno de los que la miraban estaba seguro de lo que decía aunque algunos pudieron conjeturar, con suerte, que estaba repitiendo una y otra vez las mismas palabras. Pero no pudieron distinguir que esas palabras eran: "Mi nombre es Jennifer mi nombre es Jennifer mi nombre es Jennifer mi nombre es Jennifer"



El profesor es una muy buena novela. Se trata de un thriller duro, inquietante, que no podemos parar de leer hasta el final. 
La trama gira en torno a una adolescente que es secuestrada y violentada psicológica y físicamente por una pareja de psicópatas que la filma y la expone en un canal de internet. Un profesor retirado que, sufriéndo de alucinaciones y sabiéndose afectado por una enfermedad degenerativa mental que lo conducirá a la muerte, siendo testigo del secuestro ,decide tratar de rescatarla.
Así, el autor nos va presentando los distintos personajes, - con una muy buena caracterización psicológica de los mismos - , y nos va contando la historia en forma alternada, según se trate de Jennifer - la víctima del secuestro - , Adrian, - el profesor -, Terry, la detective encargada oficialmente del caso; y la pareja de secuestradores, Michael y Linda, que se autodefinen como una especie de Bonny & Clyde.
También se intercalan fragmentos dedicados a distintos expectadores de lo que le sucede a Jennifer, en la exclusiva y cara red creada por la dupla criminal.
Uno de los logros narrativos que tiene esta novela, es que, Adrian, en sus alucinaciones, dialoga con sus seres queridos ya fallecidos , -su mujer, su hermano y su hijo - y son éllos lo que lo "inducen" a lanzarse en la búsqueda de Jennifer y lo "ayudan"en su pesquisa.
Por supuesto, la trama es previsible, pero, la historia está contada de forma tal que nos compenetramos con los personajes y con lo que les pasa, y compartimos los sufrimientos y angustias de Jennifer y Adrian, en tanto sentimos repulsión por Michael y Linda, hasta llegar a un final que es tan esperable como conmovedor.



domingo, 9 de septiembre de 2018

La lectura de hoy: El tatuaje del faro, de María Laso

"Las teorías generales no sirven para las personas en concreto. 
Sobre todo, si personas como ella decidieron, tiempo atrás, seguir sus propias reglas y ser lo suficientemente listas como para que nada ni nadie las lastime más de la cuenta"



Esta muy buena y atrapante segunda novela de María Laso, está construida en base a dos relatos que se van alternando. El primero, narrado mayoritariamente en tercera persona,  (aunque incluye fragmentos en primera persona, - escritos éstos  en cursiva -) , nos cuenta, en una secuencia temporal con distintos episodios entre 1988 y 2015, la vida de una hermosa mujer, - Patricia - ,signada por situaciones traumáticas, - algunas de ellas violentas, - ; capaz de amar apasionadamente, pero también de despojarse de sentimientos; que va deambulando por ciudades y paises para llenar su vacío interior, y encontrarle sentido a su existencia, - viaje de búsqueda personal que la lleva hasta El Rompido - ; y que deja en su cuerpo distintos tatuajes como registro de sus experiencias vitales más intensas.
En el segundo de los relatos, nos volvemos a encontrar con Ayla, la protagonista de No cruces a la otra banda, quien, en primera persona, nos vuelve a contar escenas de su vida y la de su entorno, en los meses posteriores a los sucesos narrados en dicha novela. 
Naturalmente, las dos historias confluyen y nos permiten entender el porqué de un crimen.
Como en la novela anterior, aquí también la autora nos deleita con una narración muy bien planteada y muy bien construida, pletórica de imágenes, sentimientos y fuerza dramática en la historia de Patricia, que incluyen situaciones que me recordaron las tragedias de Lorca, y de un tono más ligero en el caso del relato de Ayla. Todo ello matizado con reflexiones sobre la vida, el amor, la amistad, los distintos tipos de sexualidad, la educación de los niños, y  el arte, y con críticas a la hipocresía y a ciertos comportamientos condenables de la sociedad tradicional y del mundo de los negocios, y con descripciones de tipo costumbrista, como por ejemplo sobre los festejos de año nuevo y la vida pueblerina.
No faltan las referencias musicales, literarias, al cine y a la pintura. Son significativas, al respecto, las referencias a Frida Kahlo y al Tom Ripley de Patricia Highsmith.
En definitiva, una obra que no dejamos de disfrutar y cuya lectura recomendamos.


"Salió del coche sintiendo mucha lástima de sí misma.
En seguida notó cómo la embriagaban los viejos y reconocibles olores de pueblo:  el del humo de los hogares que empezaban a encenderse para saludar debidamente a la fría mañana; el de la masa de pan cociéndose lentamente en algún horno de leña, en alguna panadería cercana; el del rocío que, al bañar los pinos que circundan la aldea, se adueña de su esencia; el de los excrementos de los animales, que se amontonan en la linde del pueblo y que se utilizan como fertilizante natural en los huertos cercanos o aquel peculiar aroma a jalea de membrillo que alguna hacendosa ama de casa estaría elaborando a tan temprana hora.
Llamó quedamente, aguantando las ganas de patear la puerta..."


martes, 4 de septiembre de 2018

La lectura de hoy: Maigret en casa de los flamencos, de Georges Simenon

"Y  Maigret se adentró de nuevo en la lluvia, en la oscuridad.
Esto no era una investigación. No había ningún punto de partida, ninguna base.
No había más que un puñado de seres humanos, cada uno de los cuales vivía su propia vida en la pequeña ciudad azotada por el viento.
Es posible que todos fueran sinceros. Pero también era posible que uno de ellos escondiera un alma atormentada, horrorizada hasta el paroxismo por el recuerdo de la fornida silueta que merodeaba aquella noche por las calles"



En esta ocasión, Maigret viaja a Givet, pequeño poblado sobre el Mosa, en la frontera entre Francia y Bélgica.
Su visita es oficiosa, para aclarar lo que parece ser un misterio, la desaparición de una joven mujer.
En medio de una fría lluvia, y con un río crecido, nuestro comisario es testigo de prejuicios y hostilidades, y de debilidades y miserias humanas, en un ambiente sombrío, con personas que no le despíertan simpatía aunque no deja de compadecerse de ellas.
Cuando se encuentra el cadaver de la desdichada joven, lo único que lo mueve es conocer la motivación de un crimen tan sordido como banal. 


viernes, 31 de agosto de 2018

De Cumpleaños

Un nuevo cumpleaños, y sigo celebrando la vida y tomando con élla café....
Porque sigo siendo un soñador y sé que no soy el único..
Porque sigo dando gracias..
Porque todavía me emocionan ciertas voces,
Porque todavía creo en mirar a los ojos,
Porque todavía tengo en mente cambiar algo,
Porque voy con la sonrisa en el ojal,
con la cordura y la idiotez de todos los días,
con un amor, sin un amor,
con la inocencia y la ternura que florece a veces,
Porque sigo tratando de crecer y haciendo camino al andar,
Porque de eso se trata VIVIR
A festejar entonces, por todo y con todos,
hoy y siempre, 

55, y vamos por más!!!!!

miércoles, 22 de agosto de 2018

La lectura de hoy: Maigret y el perro canelo, de Georges Simenon

"Se oía el reloj de la vieja ciudad dar las horas y las medias. Cesaron los pasos y los conciliábulos en la acera. Ya sólo se oía la queja monótona del viento y la lluvia que golpeaba los cristales"



Leer una de las tantas novelas de Georges Simenon protagonizadas por el Comisario Maigret nos garantiza pasar un muy buen rato, entretenidos, involucrados en lo que vamos siguiendo página tras página, y, sobre todo, con la grata sensación de que estamos acompañados por un viejo amigo.
Es que se trata de historias sencillas, protagonizadas por gente común, y donde nuestro detective se mueve entre esa gente, habla con ellos, camina sus calles, ve y escucha, y sobre todo, se maneja con un gran sentido de empatía hacia los problemas y dramas humanos, desdeñando a los poderosos, apoyando a los más débiles, y, más que nada, tratando de que triunfe la justicia, aunque entendiendo ésta no necesariamente en su aspecto meramente legal.
En un pueblo costero, una fría y ventosa noche, un hombre es herido de bala. Maigret es enviado a investigar. En los siguientes días, y mientras aparece un perro del que nadie parece conocer su origen, se suceden una serie de episodios violentos que incluyen la muerte de otro hombre, y el miedo comienza a apoderarse de los habitantes del pequeño poblado. 
Con la intuición y la sagacidad con que nos tiene acostumbrados, nuestro "amigo" resuelve el caso, y nos quedamos más que satisfechos, sabiendo que nos volveremos a encontrar en una próxima lectura.

"Y Maigret se fue a lo largo de la estrecha calle, chapoteando por los charcos. Todo el pueblo le conocía ya. Las cortinas se movían cuando pasaba. los chiquillos dejaban de jugar para mirarle con un respeto lleno de temor"

lunes, 20 de agosto de 2018

La lectura de hoy: La muerte entre orquídeas, de Rex Stout

"Entré en un cuarto como de tres metros por cuatro, cuando más, con un escritorio para máquina, una mesita, un par de sillas, un archivador viejo, de metal verde, y un perchero. De éste colgaban un abrigo y un sombrero de mujer y un paraguas. Detrás del escritorio había un florero con narcisos amarillos. En el suelo estaban algunas hojas de papel esparcidas por la corriente de aire que penetraba a través de la única ventana, la cual se encontraba abierta.
La corriente de aire traía consigo algo más,también: gritos que venían de la calle. Dando sólo tres pasos, me asomé mirando hacia abajo. La gente se había detenido a pesar de la llovizna y miraba azorada..."


Rex Stout fue un prolífico autor norteamericano de novelas policiales. Su creación, Nero Wolfe, - un sagaz y antipático detective privado - ,alcanzó popularidad en los años 30, y también fue llevado al cine y la televisión.
Sin embargo, aunque era Wolfe quién resolvía los crímenes, el verdadero investigador era su ayudante, Archie Goodwin, quien actúa como narrador - en primera persona - de las historias.
En esta obra, mal traducida al español como La muerte entre orquídeas, - su título original es Murder by the book- , Wolfe y su equipo deben desentrañar una serie de asesinatos relacionados con la fallida publicación de un libro.
La novela es entretenida y llevadera. Narrada en un tono coloquial y ameno, alterna el relato de la investigación con comentarios irónicos y llenos de humor por parte de Goodwin hacia su jefe.
Como punto debil podemos mencionar que, como tantas otras, refleja los prejuicios y estereotipos propios de su época y del género. 

domingo, 19 de agosto de 2018

La lectura de hoy: El que susurra, de J.Dickson Carr

"El pequeño comedor estaba silencioso y tranquilo, y tenía como única iluminación los cuatro candelabros encendidos sobre la mesa. Habían descorrido las cortinas y abierto las ventanas para que entrara un poco de aire en aquella noche sofocante. Afuera, la lluvia continuaba cayendo en el crepúsculo morado que se mezclaba con las manchas de una o dos ventanas iluminadas del restaurante pintado de rojo, al otro lado de la calle. Formaba un marco adecuado para lo que íban a escuchar."


El que susurra es otra atrapante novela que nos presenta la colección El Séptimo Círculo.
Ambientada en una Londres recién salida de la guerra, entre las ruinas dejadas por los bombardeos y la gente que va volviendo a su rutina; y una casa solitaria rodeada por bosques, encontramos una atmósfera opresiva y sombría, el marco ideal para un buen relato de misterio, donde un crimen del pasado sin resolver, una mujer misteriosa, y el miedo, son los elementos principales de una historia que narra magistralmente las dudas y angustias del protagonista. 



"Después de una pausa volvió a llamar. La voz llenó la habitación; parecía arrancar vibraciones al grabado de la calavera colgado sobre la chimenea y hacer ondear suavemente las llamas de los candelabros, pero no tuvo respuesta. Fuera de las ventanas, la noche, ahora oscura como boca de lobo, gorgoteaba como un surtidor de agua."

sábado, 18 de agosto de 2018

Homenaje a Federico García Lorca

Hace 82 años las balas fascistas ponían fin a la vida del gran Federico García Lorca. Desde aquí lo homenajeamos con uno de sus poemas. 

CANCIÓN DE PRIMAVERA

I
Salen los niños alegres
de la escuela,
poniendo en el aire tibio
del abril, canciones tiernas.
¡Qué alegría tiene el hondo 
silencio de la calleja!
Un silencio hecho pedazos
por risas de plata nueva.

II
Voy camino de la tarde
entre flores de la huerta,
dejando sobre el camino
el agua de mi tristeza.
En el monte solitario 
un cementerio de aldea
parece un campo sembrado 
con granos de calaveras.
Y han florecido cipreses 
como gigantes cabezas
que con órbitas vacías
y verdosas cabelleras
pensativas y dolientes
el horizonte contemplan.

¡Abril divino, que vienes
cargado de sol y esencias
llena con nidos de oro
las floridas calaveras!


miércoles, 15 de agosto de 2018

La lectura de hoy: Mala suerte, de Joanna Chmielewska

"Alguien que se deja asesinar en circunstancias sospechosas no puede ser un hombre decente y responsable"


Narrado en clave de humor e ironía, este entretenido relato tiene como protagonista a Iza Brant, una joven mujer polaca.
Como lo dice el título, Iza tiene mala suerte y su vida parece complicarse: 
Debe declarar ante la policía por el asesinato de su ex pareja, - un hombre del que no quiso saber nada desde su separación, años atrás - pero, sobre todo, debe lidiar con la visita de unos familiares venidos de Australia, que, literalmente, invaden su casa y le ocasionan una serie de peripecias que alteran su vida cotidiana.
Los capítulos que, narrados en primera persona nos cuentan esas peripecias, desde el punto de vista de la protagonista, son muy divertidos. En cambio, los que se refieren al asesinato y a la posterior investigación policial ,  - en tercera persona - , se tornan por momentos tediosos y confusos.
De todas formas, la ironía con que se describen relaciones familiares, costumbres, y distintos aspectos de la vida social en el marco de una Polonia recién salida del comunismo, hacen de esta novela una muy buena opción de lectura.

viernes, 10 de agosto de 2018

La lectura de hoy: Los toneles de la muerte, de Nicholas Blake

“Nunca había oído su voz tan neutra y ecuánime. Y no había nada en sus palabras que explicara el leve estremecimiento que le recorrió la espalda, como si el mismo espíritu del miedo hubiera colocado sobre ella un dedo frío y deliberado”


Nicholas Blake nos tiene acostumbrados a que, mientras leemos sus novelas, pasemos un buen rato. Y Los Toneles de la muerte, también publicada por El Séptimo Círculo, no escapa a esta regla.
Escrita en un tono ligero e irónico, incluyendo dosis de humor, nos encontramos con un nuevo caso protagonizado por Nigel Strangeways, el torpe y simpático intelectual devenido en sagaz detective.
Comprometido pese a su voluntad a investigar el misterioso caso de un perro que apareció muerto en la caldera de una cervecería, se encuentra, al revisar ésta, con un nuevo cadaver calcinado, el del malhumorado, egoísta y prepotente dueño del perro y de la cervecería.
Así, comienza una investigación en la que simpatiza más con los sospechosos que con la víctima.
Nuevas muertes se producen hasta que, mezclando intuición y deducción, va despejando sus dudas y logra dar con el culpable.

“Mientras Nigel lo consideraba con bastante irritación, otro detalle se iluminó en su mente y luego otro. Se puso de pie de un salto y comenzó a pasear a largos pasos por la habitación. Era como contemplar esos letreros eléctricos que se iluminan letra por letra, formando gradualmente un nombre. Y el nombre, Nigel lo sabía mientras observaba con creciente excitación esos puntitos que se encendían uno tras otro, el nombre que formaban era el nombre del asesino.”

martes, 7 de agosto de 2018

La lectura de hoy: No cruces a la otra banda, de María Laso


"El tiempo se acaba…  Sigue corriendo, alimaña, tu reloj vital está exprimiendo sus últimas horas. El cepo se acerca a tu cuello…, notarás como se estrecha enérgicamente el alambre si forcejeas intentando escapar. Mis manos enguantadas mitigarán mi esencia y lo último que olerás será el hedor de tu miedo. Lo postrero que verás será la oscuridad de tu alma. Suda ahora todo lo que puedas porque dentro de nada estarás en la morgue tan fría como un témpano."

Con No cruces a la otra banda, de María Laso, nos encontramos con una muy buena novela, escrita en una prosa ágil y llevadera, que, más allá de la intriga criminal que plantea desde el inicio, como bien lo señala la autora en el epílogo, actúa también como una excelente radiografía de la vida social en los tiempos que corren.
Es que los personajes involucrados son un grupo de matrimonios jóvenes que conviven en un paradisíaco pueblo costero, que interactúan en reuniones, y fiestas, y donde los grupos de Whattsap juegan un papel importante en dicha interacción.
La narración nos lleva por dos caminos que se van alternando. Por un lado, una persona que manifiesta su odio a una mujer y planea su muerte, en un lenguaje cargado de adjetivaciones y subjetividades y por otro, el relato de la vida cotidiana, - tanto de lo que ve que ocurre, como de lo que hace, piensa y siente, - de la mano de la principal protagonista, en un tono simple y coloquial, lo que nos facilita identificarnos con su punto de vista.
Así, asistimos a fiestas de cumpleaños y a reuniones espontaneas de madres mientras esperan a sus hijos a la salida de la escuela o mientras juegan en el parque.
Naturalmente, en esa tranquila rutina diaria vamos asistiendo a pequeñas turbulencias que alteran la aparente calma, a tensiones subyacentes, y a una serie de conflictos que van creciendo hasta llegar al ya anunciado crimen.
Matizado con alusiones musicales, de cine, o literarias, y con reflexiones sobre la importancia de los afectos verdaderos, - aquellos que permanecen por encima de las redes sociales - , o de las frustraciones o ilusiones de los docentes – como tal, doy fe de eso - , nos encontramos con una historia creíble, que podría ser la de cualquier grupo de amigos o conocidos,  donde participan personas comunes, de carne y hueso, que no son perfectas, que viven sus alegrías y dramas – grandes o pequeños – como cualquiera de nosotros; y en este marco, un criminal que nos va contando sus razones, y un crimen.
En síntesis, No cruces a la otra banda es una muy opción de lectura que, además de entretenernos, nos lleva a lugares y situaciones que, seguramente muchos de los lectores, especialmente aquellos que se acerquen o superen los 40, encontrarán muy conocidas.

"Y allí, charlando animadamente, tomándonos un café, varias de las chicas no paran de mirar de reojo y de contestar de manera compulsa los WhatsApp que reciben. El sonido de seis o siete móviles en acción, encima de la mesa, cada uno con un soniquete diferente, es para partirse de risa o para tirarse de los pelos, según como se mire, pero, sin duda, resulta la mar de hilarante. Para más inri, se va contando lo que se habla en esos grupos y lo que se contesta. Da igual si las demás no conocemos a ese compañero que se jubila o si el problema familiar de tal o cual, a una servidora o al resto de las presentes, no nos quita el sueño."

domingo, 5 de agosto de 2018

La lectura de hoy: El cuarto pecado mortal, de Lawrence Sanders


Nos encontramos con una excelente novela policial, muy bien escrita, y con una notable caracterización de los personajes.
Cuando un afamado y adinerado psiquiatra es asesinado, ante la repercusión que tiene el caso, la policía recurre al antiguo jefe de detectives Edward Delaney – ya retirado - para que se haga cargo de la investigación.
Con un equipo de detectives especialmente designado, y en medio de presiones, e internas policíacas, lleva a cabo una minuciosa investigación sobre los hechos, y, sobre todo, sobre las personalidades de cada uno de los involucrados y posibles autores del crimen, atendiendo a que muchos de ellos eran pacientes de la víctima.
De esta forma, vamos recorriendo las páginas de este relato atrapante, escrito con magistral prosa,  donde, a la sucesión de hechos y a la rutina del procedimiento policial, le agregamos una profunda descripción de los personajes, - tanto los investigadores como los investigados -, a los que vemos interactuar unos con otros, tanto en los interrogatorios como en sus relaciones personales y familiares; y, aunque se cae en ciertos estereotipos, los protagonistas se nos hacen creíbles, y muchos de ellos, queribles.
Recomiendo, entonces, la lectura de esta muy buena novela.



“Había algo en esa entrevista que lo inquietó, pero no sabía qué era. Releyó el informe y aún así no logró precisarlo. Sin embargo, estaba convencido de que algo había.
Su vaga inquietud era característica de ese caso. Hasta el momento, la investigación del homicidio de Simon Ellerbee era un conjunto de sutiles matices. Ese maldito caso era una acuarela.
La mayoría de los asesinatos eran pinturas al óleo: trazos audaces y definidos, aplicados con un grueso pincel. Los asesinatos eran hechos brutales, productos de pasiones desmedidas o pecados capitales.
No obstante, esta muerte tenía olor a biblioteca, algo literario y refinado, como si lo hubiese tramado Henry James.”

viernes, 3 de agosto de 2018

La lectura de hoy: No uses anillo de boda, de Lillian O'Donnell


Con No uses anillo de boda, la colección El Séptimo Círculo nos presenta una entretenida novela policial de Lillian O’ Donnell.
En su trama – fácil y llevadera - no hallamos mayores sorpresas: En forma lineal, y respetando los cánones ya establecidos del relato policial, nos encontramos con una típica investigación, en la cual, la protagonista, una joven inspectora, debe encarar el sangriento crimen de una mujer, al mismo tiempo que debe lidiar con el hecho de ser novata, y con lo que representa ser la única mujer detective en un medio predominantemente masculino.
Su construcción simple, y su rápida lectura, la convierten en una muy buena opción para leer en vacaciones, en nuestros viajes o en alguna sala de espera.



miércoles, 1 de agosto de 2018

La lectura de hoy: La casa que construyó Jack, de Ed McBain


“En su estudio aquí en la casa, los estantes con libros cubrían tres de las paredes. Cientos de libros de materia legal. Había tragaluces encima de los estantes superiores, creando una atmósfera de claustro. La luz solar entraba por esos vidrios. Motas de polvo extraídas de una novela de Dickens flotaban perezosamente en el aire”



La casa que construyó Jack es una entretenida novela, dentro del género policial tradicional, que publicó Ed McBain en 1989.
Ambientada en una imaginaria ciudad de Florida, Estados Unidos, como otros libros de la serie,  está protagonizada por Mathew Hope, abogado devenido en investigador privado, y su título hace referencia a una canción infantil.
La trama es simple. Un hombre es acusado de un brutal asesinato, y todas las evidencias parecen así confirmarlo, pero Hope, su abogado, cree en su inocencia, y , con su equipo de investigadores sale a la búsqueda de otra persona, -  vestida de negro- , vista por el acusado en los alrededores de la escena del crimen.
Como es natural en este tipo de novelas, la investigación se complica con otra muerte y cuando se ve involucrada una poderosa familia.
Paralelamente, al protagonista se le presenta otra investigación difícil: su socio le pide que averigüe si su esposa le es infiel.
Así, alternando una y otra historia, vamos siguiendo un relato llevadero, y aunque el final es previsible y algunos personajes estén algo estereotipados, nos encontramos con una buena opción de lectura.



sábado, 7 de julio de 2018

La lectura de hoy: El nombre del viento, de Patrick Rothfuss


“La posada Roca de Guía era suya, y también era suyo el tercer silencio. Así debía ser, pues ese era el mayor de los tres silencios, y envolvía a los otros dos. Era profundo y ancho como el final del otoño. Era grande y pesado como una gran roca alisada por la erosión de las aguas de un río. Era un sonido paciente e impasible como el de las flores cortadas; el sonido de un hombre que espera la muerte”

Hacía ya bastante que me venían hablando bien de este libro y que me recomendaban su lectura, por lo que decidí encararla. Y me encantó.
Es una muy buena novela, de esas que nos atrapan y nos deleitan, donde sus casi 900 páginas se nos hacen cortas, aún sabiendo que la historia continuará en otros volúmenes.
Con una prosa simple, de fácil lectura, pero con un alto sentido poético, el autor nos introduce en la vida de un hombre que es toda una leyenda. Pero la particularidad es que, quien cuenta esta historia, en gran parte del relato, y en retrospectiva, es el propio protagonista. 
Nos encontramos, al inicio del relato, con Kote, dueño de una posada, un hombre demasiado joven para tener, sin embargo, arrugas de cansancio en su rostro. Pero tras este hombre taciturno, y cuyos ojos perdieron el brillo que solían tener, se esconde Kvothe, un héroe legendario, al que daban por muerto. Cuando un afamado cronista descubre su identidad, decide contarle su vida.
Así, vemos pasar historias de dioses y héroes, de espíritus y sombras, de seres malígnos, de trovadores y artistas, de música y canciones, de sabios y magos, de niños que sobreviven en la miseria y de un joven que, ávido de sabiduría, entre los claustros universitarios y las tabernas, aprende lo que es la amistad y el amor, pero sobre todo, aprende que todas las cosas tienen su nombre.
Recomendamos, entonces, la lectura de esta novela, que tiene su continuación en otro volumen ya publicado, El temor de un hombre sabio, mientras seguimos esperando la publicación de una tercera parte de la saga. 

Esta es la sinopsis: 

En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe, músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando. «Viajé, amé, perdí, confié y me traicionaron.» «He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos. 


"Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí".




viernes, 22 de junio de 2018

Lectura conjunta: 1Q84 , Libros I y II de Haruki Murakami

“Fuera, un trueno sin relámpago retumbó violentamente. La lluvia golpeaba la ventana. En ese momento, ellos se encontraban en una caverna prehistórica. Una caverna sombría y húmeda, de techo bajo. Bestias oscuras, y un espectro, rodeaban la entrada. Por un instante, la luz y la sombra se volvieron una alrededor de Aomame. Una ráfaga de viento atravesó soplando el lejano estrecho. Ésa era la señal. Respondiendo a ella, Aomame descendió el puño rápidamente y con precisión.
Todo terminó en silencio, las bestias y el espíritu exhalaron un profundo suspiro, levantaron el asedio y fueron regresando al bosque, que había perdido su corazón.”
Hace unas semanas comenzamos con mi amiga catalana M.Martinez la lectura conjunta de esta gran novela. A continuación nuestros comentarios.
COMENTARIO DE M.MARTÍNEZ
Así como nos tiene acostumbrados Murakami, nos hallamos ante una obra, si bien de corte fantástico, que aúna fantasía y realidad con notoria maestría, en un despliegue exquisito de imaginación y buen hacer narrativo. Un recorrido de situaciones cotidianas y no tan cotidianas perfectamente descritas, y, como cabía esperar pues no es sino uno de los puntos fuertes de tan excelso literato nipón, provista de personajes maduros y complejos, creíbles y queribles, cuyo carácter vamos desenmarañando poco a poco según avanzamos en la lectura. Así pues, nos topamos con personajes bien definidos y cuyos ademanes y pensamientos más profundos aparecen perfectamente descritos. Escrita en tercera persona y provista de numerosos diálogos, el narrador nos hace partícipes de los pareceres, dudas y tribulaciones que atesoran cada uno de ellos, ya sea por medio de pensamientos entrecomillados o mediante la suma de diálogos que acompaña en todo momento a la narración. El suspense es constante: cada capítulo pertenece bien a la descripción del universo literario de 1984, bien a la de IQ84, sino a la combinación de ambos, visto y experimentado por sus protagonistas: Tengo, un genio de las matemáticas, y Aomame, una fisioterapeuta dotada de un don muy particular y que supondrá uno de los ejes centrales de la trama. Ni qué decir tiene que, según avanzan ambas historias, el lector queda irremediablemente atrapado en esos dos mundos paralelos que Murakami ha sabido fraguar a la perfección. A saber: en tanto 1984 supondría el mundo real, IQ84 constituye el mundo fantástico. No obstante, no está de más decir que, al término de los libros 1 y 2, a buen seguro el lector será incapaz de determinar hasta qué punto uno es real mientras que el otro simple y pura fantasía, si bien esto es debido, principalmente, a que la trama se retoma en el libro 3, en cuyo argumento, conviene suponer, se dará respuesta al conjunto de incógnitas planteadas en las dos obras predecesores. Dos universos paralelos mediante cuya exposición el autor deja en entredicho cuestiones tales como: qué es el tiempo o, cuando menos, el concepto lineal que tenemos de él. No quisiera dejar de citar que, como en todas las obras de Murakami hasta la fecha leídas, las referencias a canciones, películas y obras literarias es una constante.
Para finalizar, ahondando en un terreno más personal, IQ84 es la quinta sino sexta novela que leo de mi admirado y excelso caballero de las letras nipón, y creo poder afirmar que es con la que más he disfrutado. Amén de por la calidad y originalidad literaria de que está impregnada, es muy probable que lo anterior se deba a que IQ84 supone mi primera lectura conjunta (¡gracias, Luis Marcelo!) y lo cierto es que ha sido, y está siendo ahora con el libro 3, una experiencia fascinante y muy enriquecedora. Tal es así que animo a hacer la prueba a cualquier lector que se precie.


COMENTARIO DE L.MINSKI
1Q84  libro 1 y 2 es una muy buena novela, Muy atrapante y altamente recomendable.
Ya desde el título nos encontramos con lo que es uno de los elementos fundamentales de esta obra: Las constantes referencias literarias. Además del 1984 de Orwell, hay alusiones directas a autores como Chejov, y Dickens, por ejemplo.
Otro de los ingredientes claves es el adecuado uso de metáforas y comparaciones, - en un lenguaje simple pero muy visual y también poético y no exento de humor -, tanto para describir acciones importantes en la trama, como para referirse al aspecto de los personajes, a la preparación de un plato en la cocina, o lo que piensan durante un encuentro sexual, por citar algunos ejemplos.
A lo largo de las páginas, vamos encontrando a un mundo alternativo que aparece, cuyo símbolo son dos lunas que ven algunos de los protagonistas,  sectas o comunidades pseudo religiosas, una novela que se va convirtiendo en realidad, abusos infantiles, asesinos y víctimas, personajes todopoderosos y misteriosos,  un panorama del mundo editorial, relatos dentro de otros relatos, y continuas referencias, también, al cine y a la música.
Por todo lo antedicho, se hace difícil categorizar esta novela dentro de un género establecido. Además, el autor tiene la habilidad de construir los distintos capítulos de acuerdo a la temática tratada y al tono que quiere darle, o a la impresión que quiere causar en los lectores.
Por ejemplo, un capítulo puede estar construido al estilo de las novelas policiales tradicionales, con la dosis de suspenso necesaria al narrar cómo un asesino huye y se esconde luego de cometer un crimen. En otro, una brillante descripción del atardecer, de unas flores sobre la mesa y de unos peces en una pecera, reflejan muy bien el tono melancólico, del encuentro entre dos de los personajes, y en otros, finalmente, también podemos encontrarnos con escenas y situaciones propias de relatos de terror.
En cuanto a la trama, nos encontramos con dos historias que se van contando en forma alternada aunque con el correr de los capítulos, estas dos historias se van entrecruzando cada vez más.
Usando un símil utilizado por el propio autor, estas dos partes del relato, son como dos vías que corren paralelas, aunque cada tanto se cruzan. El que sean dos historias, por otra parte, puede hacernos suponer que los libros 1 y 2 a los que alude el título no se dan tanto en forma sucesiva sino simultánea. Y un buen ejercicio literario sería, volver a leer esas dos historias, pero por separado.
De qué tratan esas dos historias?
Tenemos dos personajes principales, Tengo, un joven profesor de matemáticas y Aomame , una joven fisicoterapeuta.  Ámbos llevan una vida solitaria y cargan con un pasado desdichado. Ámbos se plantean dilemas morales mientras se ven involucrados en una serie de sucesos que van transformando sus vidas.
Los personajes, tanto los principales como los secundarios, son pintados con gran maestría, con un gran sentido de lo humano, ( con todo lo contradictorio que el ser humano puede ser), y se nos hacen muy queribles.

Por último podemos mencionar que, la narración de las historias, en muchos aspectos, deja lugar a distintas interpretaciones por parte de los lectores, y que estas historias tendrán su continuación en el libro III, - publicado por separado- , los que nos lleva a querer comenzar,  rápidamente la lectura de ese nuevo libro.