domingo, 9 de septiembre de 2018

La lectura de hoy: El tatuaje del faro, de María Laso

"Las teorías generales no sirven para las personas en concreto. 
Sobre todo, si personas como ella decidieron, tiempo atrás, seguir sus propias reglas y ser lo suficientemente listas como para que nada ni nadie las lastime más de la cuenta"



Esta muy buena y atrapante segunda novela de María Laso, está construida en base a dos relatos que se van alternando. El primero, narrado mayoritariamente en tercera persona,  (aunque incluye fragmentos en primera persona, - escritos éstos  en cursiva -) , nos cuenta, en una secuencia temporal con distintos episodios entre 1988 y 2015, la vida de una hermosa mujer, - Patricia - ,signada por situaciones traumáticas, - algunas de ellas violentas, - ; capaz de amar apasionadamente, pero también de despojarse de sentimientos; que va deambulando por ciudades y paises para llenar su vacío interior, y encontrarle sentido a su existencia, - viaje de búsqueda personal que la lleva hasta El Rompido - ; y que deja en su cuerpo distintos tatuajes como registro de sus experiencias vitales más intensas.
En el segundo de los relatos, nos volvemos a encontrar con Ayla, la protagonista de No cruces a la otra banda, quien, en primera persona, nos vuelve a contar escenas de su vida y la de su entorno, en los meses posteriores a los sucesos narrados en dicha novela. 
Naturalmente, las dos historias confluyen y nos permiten entender el porqué de un crimen.
Como en la novela anterior, aquí también la autora nos deleita con una narración muy bien planteada y muy bien construida, pletórica de imágenes, sentimientos y fuerza dramática en la historia de Patricia, que incluyen situaciones que me recordaron las tragedias de Lorca, y de un tono más ligero en el caso del relato de Ayla. Todo ello matizado con reflexiones sobre la vida, el amor, la amistad, los distintos tipos de sexualidad, la educación de los niños, y  el arte, y con críticas a la hipocresía y a ciertos comportamientos condenables de la sociedad tradicional y del mundo de los negocios, y con descripciones de tipo costumbrista, como por ejemplo sobre los festejos de año nuevo y la vida pueblerina.
No faltan las referencias musicales, literarias, al cine y a la pintura. Son significativas, al respecto, las referencias a Frida Kahlo y al Tom Ripley de Patricia Highsmith.
En definitiva, una obra que no dejamos de disfrutar y cuya lectura recomendamos.


"Salió del coche sintiendo mucha lástima de sí misma.
En seguida notó cómo la embriagaban los viejos y reconocibles olores de pueblo:  el del humo de los hogares que empezaban a encenderse para saludar debidamente a la fría mañana; el de la masa de pan cociéndose lentamente en algún horno de leña, en alguna panadería cercana; el del rocío que, al bañar los pinos que circundan la aldea, se adueña de su esencia; el de los excrementos de los animales, que se amontonan en la linde del pueblo y que se utilizan como fertilizante natural en los huertos cercanos o aquel peculiar aroma a jalea de membrillo que alguna hacendosa ama de casa estaría elaborando a tan temprana hora.
Llamó quedamente, aguantando las ganas de patear la puerta..."


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Destacados

La lectura de hoy: El misterio de las cuatro cartas, de Sophie Hannah

"¡Yo creo que todas las muertes son una tragedia! ¿No lo encuentra injusto, señor Poirot? La palabra «tragedia» se quedó flotando en...

Páginas que sigo

Etiquetas